Pizza

Anuncio Patrocinado

La pizza es un manjar salado de la cocina típica napolitana que, en la actualidad, junto a la pasta, es lo más afamado del mundo de la cocina italiana. Este nombre era casi desconocido fuera de los muros de la ciudad de Nápoles, que aún en el siglo XIX, se usaba para identificar tortas, casi siempre dulces. No fue hasta principios del siglo XIX, que tuvo la pizza, siempre en Nápoles, su connotación actual, tras el éxito mundial del plato, para definir de la misma manera una preparación ya por entonces parecida.

La etimología del nombre “pizza” (que no está necesariamente ligada al origen del producto) deriva, según algunos, de “pinsa”, en dialecto napolitano, el participio pasado del verbo pinsere (agarrar) o el verbo “pansere”, es decir, aplastar, romper, pulsar. Esta expresión (Pinsa) resultaría derivada, a su vez, de la “Pita” Mediterránea y de los Balcanes, por lo que existe una traducción de su origen a Grecia. Pero “Pita”, aparte, acarrea orígenes del hebreo y del árabe. Es que existió siempre un parecido entre el pan pita o bollo, con origen en medio oriente del que se conocen varias maneras de preparación de la masa de harina.

Aunque es ahora un producto popular en casi todo el mundo, la pizza es un plato original de la cocina italiana. A menudo, este término se refiere a la pizza redonda cubierta con tomate y mozzarella, que es la variante más conocida de la denominada pizza napolitana, conocida originalmente como pizza Margherita. Hay, por otra parte, un significado más amplio de la palabra “pizza”. De hecho, en algunos países de Asia se lo suele considerar como un tipo particular de pan, incluso como torta. Pero cumpliendo el rol de plato de masa crocante, encimada con ingredientes de gran sabor y recién horneada, como la conocemos, la pizza se presenta en innumerables derivaciones y variaciones, cambiando el nombre y las características de acuerdo con distintas tradiciones locales en todo el mundo.

Una Eterna Tentación
  • Popularidad de la Pizza en el mundo

Pizza mata menú

La informalidad que transmite y genera el concepto "pizza" es tan poderoso que difícilmente otro alimento en el mundo lo logre. A modo de ejemplo, las hamburguesas no pueden conseguir el clima de familia reunida alrededor de una grande de "musa". Sabemos que las empanadas sí le compiten, cuando se trata de fogones con amigos, cantores, guitarras y alegría. Pero a esa élite no puede acceder ningún plato de alta cocina. En cualquier fiesta sencilla es casi imposible encontrar quien le haga asco a unos sándwiches de miga bien preparados, pero cuando aparece una pizza que se precie (en cualquier versión de sabor o tamaño) y a buena temperatura, todo lo demás deja de ser opción.

5

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *