August Horch y los primeros años de Audi

Anuncio Patrocinado

Audi nació como una marca de emergencia que debió establecer August Horch, el fundador de la August Horch Automobilwerke GMBH, quien, al dejar la empresa, no pudo mantener la marca que incluía su propio nombre y apellido por temas estrictamente referidos a derechos y patentes. La nueva marca pronto se encontró con un buen apoyo: la gente sabía que detrás de esta nueva empresa no había otro que el fundador de la Horch, la marca surgida de un taller que por años ofreció atención de alta calidad general a los coches de una clientela que en Alemania estaba aprendiendo a ponerse exigente. Por lo tanto, el Audi tenía que tener las mismas características.

Se puso en marcha en 1909. La empresa se llamó Audi-Werke y su planta de trabajo se estableció en Zwickau, Sajonia

Para sus nuevos modelos, August Horch eligió nombres basados en las letras del alfabeto. Así, el primer Audi de la historia, nacido en 1910, fue el Typ A, reemplazado al año siguiente por el Typ B, seguido por el Typ C, y así sucesivamente. Justo el Typ C fue el auto con el que Audi debutó en el automovilismo, con el fin de obtener publicidad adicional. La agotadora carrera del Österreichische Alpenfahrt (la “Carrera de los Alpes de Austria”) fue ganada tres veces seguidas por el Audi Typ C, en las ediciones de 1912, 1913 y 1914.

Durante estos años, por su parte, la gama Audi se expande aún más con la llegada de otros dos modelos, uno para la gama base y el otro de gama superior. Incluso se comenzaron a construir camiones. El Audi gusta no sólo por por su calidad, sino también por su robustez y fiabilidad.

Con la llegada de la Primera Guerra Mundial, la producción de Audi no sufrió grandes cambios. Digamos, cambiaron apenas los receptores de vehículos de Audi: no tanto auto al mercado privado pero muchas unidades, nada menos, que para los líderes del ejército del Imperio Alemán. August Horch tomó lugar en esta tarea y sin resentimientos (económicamente no era buen negocio) porque él era un ferviente creyente en el imperio. Pero a medida que la guerra avanzaba, Horch fue absurdamente convocado por los líderes del ejército para llevar a cabo tareas administrativas, actividad que lo eyectaba de la esfera creativa que en años anteriores lo había caracterizado tan marcadamente.

Una marca leyenda
  • Reconocimiento a Audi en sus inicios

Energía perdida

La Primera Guerra Mundial había terminado y Alemania mantenía la exigencia a uno de sus más geniales desarrolladores de motores, diseños y operatividades automovilísticas, que se hiciera cargo de cuestiones administrativas del ejército, que dicho sea de paso, fue derrotado. Alemania perdió terrenos, colonias y mucha población, tanto por bajas como por desmembramientos. Todo eso influyó en el nuevo "trabajo" de August, quien debió haber estado en su butaca del taller de Zwickau y no en un escitorio haciendo números que se devoraba la hiperinflación alemana de posguerra.

4.4
User Rating: 0.0 (0 votes)
Sending

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Rating