Audi: La integración con Auto Union

Anuncio Patrocinado

1929. La DKW, una marca de gran éxito en ventas de automóviles accesibles, como tantas empresas, fue muy castigada por la vorágine de la crisis económica mundial, después de la caída de la Bolsa de Wall Street. El Staatsbank, el principal acreedor de la fábrica de la Ciudad de Zschopau, envió un emisario de confianza, Richard Bruhn, a fin de sacar a la DKW de la recesión. Con Bruhn, poco a poco la situación parecía volver a estabilizarse para la DKW, pero no para la estructura Audi que tuvo que experimentar otro fracaso comercial con el Typ P, prácticamente un DKW 4=8, pero con motor de cuatro tiempos, prestado del Peugeot 201. A fin de fortalecer la salud económica de la DKW y revivir, de una vez por todas, el destino del Audi, Bruhn decide la la adquisición de dos marcas, de nuevo por parte de DKW. En serias dificultades, las marcas que Bruhn decide comprar son la Horch (sí, la fábrica que originalmente fue del propio August Horch, el creador de Audi) y la Wanderer.

El 29 de junio de 1932 nació Auto Union, un gigante industrial que, con la presencia de cuatro marcas históricas sajonas, podía contar con una variedad de ofertas más que suficiente, ya que encaró la fabricación desde vehículos de gama baja de DKW hasta los muy lujosos de Horch y desde motocicletas hasta coches de prestigio de la propia Audi. Esta última, a menudo, compartía mecánica y chasis con modelos de la Wanderer, la más parecida a Audi para la colocación de sus vehículos comerciales.

Desde el nacimiento de la Auto Union, todos los modelos de Audi comercializados hasta entonces, fueron retirados de lista, a favor de un modelo único, pero más moderno: el Audi Front Typ UW, el primer coche de su segmento que adoptó la tracción delantera, una solución técnica que en ese momento comenzó a expandirse entre algunos fabricantes europeos. Pero el Front no cumplió con el éxito esperado, justamente por la propia tracción delantera, que, en ese momento, todavía despertaba sospechas en muchos clientes potenciales.

Dentro de la Dirección de Auto Union se pensó en extinguir de una vez por todas de la marca Audi, dada su baja rentabilidad. Quien salió a convencer a todos de que no se hiciera eso fue el mismísimo August Horch, creador de Audi, quien, con la creación de Auto Union se convirtió en parte de la Junta Directiva. La marca Audi se mantuvo, pero el Audi Front, en su segunda serie (también conocido como Audi 225), fue retirado de la gama a favor de un modelo más grande y que al mismo tiempo no fuera a canibalizar a la gama Horch: este modelo fue el Audi 920, técnicamente más tradicional y que parecía, finalmente, recoger más apoyo. Hasta fines de agosto de 1939 se produjeron 1.281 ejemplares, pero su crecimiento fue adormecido por el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Tiempo de fusiones
  • Reconocimiento a Audi + DKV en los años 30

Momento delicado

Durante el conflicto, el Audi no se utilizó para tareas especiales de guerra: las cuatro marcas que componen la Auto Unión resultaron las más débiles, tanto estructural como económicamente, ya que no tenían las plataformas de proyectos de las otras grandes marcas alemanas, como Daimler-Benz, Volkswagen o BMW. Apenas se esbozaba algo parecido, pero menor, en la marca Horch. Desde este punto de vista, entonces, durante la Segunda Guerra, el Audi jugó el papel de Cenicienta.

4.1
User Rating: 0.0 (7 votes)
Sending

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Rating